Padre Yermo, Educador

La labor educativa del Padre Yermo, se sitúa durante el gobierno del General Don Porfirio Díaz (1824-1911) tiempo en que predominaba en la enseñanza oficial el positivismo, corriente que creaba un clima de hostilidad con el catolicismo, ya que el único credo a implantar era el de la ciencia. Su visión de educador y evangelizador, lo lleva a lograr una promoción humana con dimensión integral centrada en el evangelio. No sólo quería transmitir sistemáticamente conocimientos y destrezas sino que logró conformar un tipo de hombre y mujer bien definidos y determinados en sus valores, su ser y hacer, humanizando su ambiente, renovando su cultura, transformando a la sociedad y construyendo su historia.